Buscando...
miércoles, 2 de mayo de 2012

LA DIRECCION GENERAL DE MONTES Y CONSERVACION DE LA NATURALEZA


Los pasados días 26,27 y 28 de Abril se debía celebrar el III Máster Internacional  por Parejas del Río Saja, que organiza el Club Pesca a Mosca Puente San Miguel, encuentro en el que se daban cita un total de 60 deportistas entre franceses y los de 12  Comunidades Autónomas.

Este Open que ha sido los años anteriores un rotundo éxito, ya que participan las mejores cañas de río nacionales, estuvo marcado por la suspensión del mismo, las fuerzas de la Guardia Civil, a instancias de la Dirección General de Montes y Conservación de la Naturaleza, dependiente de la Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural se encargaron de ello.

La autorización de éste Máster fue aprobada por el Consejo de Pesca del pasado año y fue publicado  en el Boletín Oficial de Cantabria con fecha 22 diciembre de 2011, B.O.C.nº243 Orden GAN/46/2011 de 14  de diciembre, por el que se dictan las normas para el ejercicio de la pesca en Aguas Continentales de la Comunidad Autónoma de Cantabria, durante el año 2012.

Pues bien el día 26, primero de pesca, ya entrada la tarde se presenta una dotación de la Guardia Civil del destacamento de Torrelavega a instancias de dos personas que decían ser de la Consejería y se encontraban en un bar próximo diciendo que el Máster era ilegal.

Ante esto los organizadores del evento junto con la Guardia Civil se desplazaron al bar comprobando allí no había nadie. Pasados tres cuartos de hora, y ante una llamada del Comandante de Puesto de Torrelavega un miembro de la organización se tuvo que desplazar puesto que las dos personas que decían ser de la Consejería estaban allí presentes.

Cual no sería la sorpresa al comprobar que las dos personas eran el Ex presidente de la Federación Cántabra de Pesca D. Antonio Rubén de la Fuente del Campo, que actualmente cumple condena de inhabilitación para cargo deportivo alguno y su amigo de tropelías, el que dice ser secretario de la Junta Gestora de la Federación D. José Luis Parada Beltrán, a los que se tomó nota de sus identidades, ya que la Guardia Civil les comunicó que no tenía constancia por parte de la Consejería de paralizar la Competición por motivos de legalidad, ya que contaban con los permisos oportunos.

Al día siguiente y cuando ya se hablaba como anécdota del suceso, bien entrada la tarde y faltando media hora para la finalización de la manga, se personan tres dotaciones de la Guardia Civil y megáfono en mano, ordenó salir a todos los deportistas del río y tomó filiación a cuatro de ellos, incluidos los controles aunque estos no estaban practicando la pesca.

Los deportistas no podían creer lo que estaban viendo, y la Guardia Civil argumentaba que el campeonato era ILEGAL, y a modo de explicación dijeron verbalmente haber recibido un fax por la mañana de la Dirección General de Montes, sin más explicaciones.

A la organización no le quedó mas remedio que presentar los correspondientes permisos y la argumentación cierta de ausencia de notificación alguna comunicando la suspensión del mismo.

Durante todo el día el Club ha estado en permanente contacto con el Presidente de la Federación Española de Pesca y Casting, ya que se trata de una Competición que está autorizada por la misma, actuando en el Máster un Juez Nacional enviado por la propia Federación Española.

Este es otro de los atropellos a la pesca deportiva en esta Comunidad Autónoma, ¿cómo se puede paralizar una competición cuando se esta celebrando, contando con los permisos pertinentes y sin notificación en contra alguna? ¿Cómo queda Cantabria con estas actuaciones?, y aún mas, ¿se ha parado a pensar alguien de ésa Consejería el daño que ha causado con esta actuación? ¿Qué dirán los de otras comunidades y los franceses?, los foros arden y con razón.

Cuando estaba interviniendo la Guardia Civil, estaban presentes en el Puente de Golbardo  Antonio de la Fuente del Campo y su compañero de fatigas José Luis Parada Beltrán,  provocando desafiantes y riéndose a la cara de todos los deportistas que participaban en la competición cuando salían del río, sólo la sensatez y el buen juicio de los deportistas evitó un gran altercado de imprevisibles consecuencias, una vergüenza.
 
Back to top!